Recomendaciones Nutricionales para el adulto mayor

Ensalada de frutas

Ensalada de frutas

En boletín de prensa del 27 de Agosto del 2011, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), notificó que en el Ecuador hay 1’229.089 adultos mayores (personas de más de 60 años).

 

Entre las enfermedades más comunes encontradas en el área urbana están :

 

  • Osteoporosis 19%
  • Diabetes 13%
  • Problemas del corazón 13%
  • Enfermedades Pulmonares 8%

 

A pesar que desean trabajar, el 50% de los hombres y el 50% de las mujeres dejaron de hacerlo por problemas de salud y según la OMS en América habrá 200 millones de adultos mayores en el 2020, esto debido al implemento de políticas de salud, al desarrollo socio económico, mejoras sanitarias y de higiene humana, mejor producción y distribución de los alimentos.

 

Por ello, es necesario que cambiemos nuestra forma de alimentarnos desde temprana edad, para poder tener una mejor calidad de vida cuando seamos adultos mayores, haciendo énfasis en la prevención de enfermedades crónicas alimentándonos de manera equilibrada.

 

Las necesidades nutricionales en los adultos mayores van a estar relacionadas con el nivel de actividad diaria, más que con la edad cronológica. Se ha observado que los adultos mayores que están más dinámicos presentan un buen estado nutricional en comparación con aquellos que están aislados o postrados en cama.

 

Es importante recordar que las necesidades energéticas en los adultos mayores disminuyen un 5% por década entre los 40 y 59 años de edad, esto corresponde a unas 300 a 600 kcal ya sea por una menor actividad física como por una menor Tasa Metabólica Basal debido a los cambios en la composición corporal como es la pérdida de la masa libre de grasa.

 

Se considerará una disminución de las necesidades energéticas del 10% por década entre los 60 y
79 años.

 

Edad en AñosNecesidad de la Ingesta energética Cal/día
VaronesMujeres
60 – 692,4002,000
70 – 792,2001,900
> 802,0001,700

Las necesidades energéticas pueden oscilar entre 25 y 35 kcal/kg de peso corporal/día.

 

La energía que proviene de los Carbohidratos será: 50 a 60% de las calorías totales de la dieta.

 

La energía que proviene de las Grasas será: 30 a 35% de las calorías totales (si es mayoritariamente de aceite de oliva).

 

Se aconseja que la energía que proviene de las Proteínas sea entre el 10 al 15% de las calorías totales.

 

Las recomendaciones sobre la ingesta de Proteínas en pacientes geriátricos serán:

 

A) 1 a 1.25 g/kg/ día en situaciones normales.

B) 1.5 a 2.0 g/kg/día cuando existan infecciones agudas, fracturas, intervenciones quirúrgicas.

 

Pirámide Nutricional del Adulto Mayor

 

Cereales y derivados

 

  • Como arroz, pan, galletas, pastas y papa serán la base fundamental para la dieta del adulto mayor. Se recomienda de 6 a 8 raciones/día. Cada ración equivale a 30-70 g en peso crudo.
  • Se recomienda el consumo de fibra entre 18 a 20 g/día.

 

Verduras y hortalizas

 

  • Se consumirán de 3 a 5 raciones/día y que una de las raciones se consuma cruda, si existe problemas en la masticación se procede a prepararlas en forma de puré. Cada ración comprende 150 a 200 g en peso crudo.

 

Frutas y zumos de frutas

 

  • Su recomendación es de 2 a 4 raciones/ día (100 a 150 g) y se las puede consumir de diversas formas, al horno, cocidas o enteras.

 

Alimentos Proteicos

 

  • Legumbres, su consumo será de 2 a 3 raciones por semana, cada ración equivale a 50 a 70 g en crudo, se puede prepararlas en forma de puré si hubiera problemas en la masticación.
  • Leche y productos lácteos, se consumirán de 3 a 4 raciones por día, se elegirán aquellos productos bajos en grasa cuando se esté controlando el aporte calórico y/o el de la grasa saturada.
    • Ración de leche= 200 a 250 ml.
    • Ración de yogurt = 125 g.
    • Queso curado = 40 a 60 g.
    • Queso fresco = 60 a 80 g.

 

  • Carnes, pescado, huevos y/o frutos secos, de 2 a 3 raciones/semana, se recomienda el uso de carnes magras, la ración equivale 100 – 150 g en crudo. Se consumirán no más de 3 a 4 unidades de huevos a la semana.

 

Las grasas y aceites

 

  • Se consumirán con moderación, preferible usar aceite de oliva. Consumir menos de 60 g/día.

 

Los dulces y el azúcar

 

  • Se recomiendan con moderación y serán siempre menos del 10% de las calorías totales de la dieta.

 

  • Es importante una buena hidratación, se aconseja beber 8 o más vasos de agua o sus equivalentes ya sean zumos o sopas. El consumo de bebidas alcohólicas debe ser moderado 1 o 2 vasos de vino tinto al día siempre y cuando no exista contraindicación del médico.

 

  • Recuerde utilizar condimentos como la albahaca, azafrán, ajo, cebollas, laurel, limón, perejil en las diferentes técnicas culinarias como el escaldado, al vapor, horneado, asado, a la plancha, parrilla, hervido. Si el objetivo es bajar de peso, saltear o freír los alimentos no será la técnica más recomendada a seguir por su aporte alto en calorías.

 

Minerales y vitaminas que son necesarios para la población geriátrica

 

Es de gran importancia para los adultos mayores el consumo de alimentos ricos en Calcio, el cual se encuentra en la leche, queso, yogur, almendras. La ingesta diaria recomendada es de 1000 mg y su deficiencia está relacionada con los procesos de desmineralización ósea.

 

Las enfermedades inflamatorias y digestivas traen como consecuencia la carencia del Hierro. El Hierro Hemo lo encontramos en las vísceras, carnes, pescados y aves. El Hierro No Hemo está presente en los frutos secos, leguminosas y verduras. Se recomienda 10mg/día.

 

Uno de los objetivos en los adultos mayores es tener un buen estado inmunológico, una adecuada cicatrización de los tejidos y evitar la anorexia, para esto es necesario que el aporte del Zinc sea el adecuado ya que es un antioxidante importante en esta etapa de la vida; en hombres los requerimientos son 10 mg/día y en mujeres 7 mg/día. Seguir una dieta a base de lentejas, carne, mariscos, quesos curados y leche es lo recomendable.

 

La presencia de ciertas enfermedades como el cáncer, la enfermedad coronaria y una respuesta inmunodeficiente, se debe, según estudios clínicos, a la falta de Selenio en la dieta. Su recomendación es de 55 µɡ/día y lo encontramos en la carne, hígado, pescado, leche, yema de huevo y pan integral.

 

La soja, frutos secos, legumbres y el cacao en polvo son una rica fuente de Magnesio, mineral relacionado con la prevención de eventos cardiovasculares, diabetes y osteoporosis. La deficiencia de este mineral está relacionada con el Síndrome de fatiga crónica.

 

La ingesta diaria recomendada está alrededor de 300 a 350 mg.

 

En los Adultos mayores es frecuente encontrar déficit de vitaminas por múltiples causas:

 

La gastritis atrófica y la cimetidina originan disminución de la Vitamina B12 que trae como consecuencia neuropatía periférica, ataxia y alteraciones cognitivas. La ingesta diaria recomendada es de 3µɡ y está presente en el hígado, carne, pescado, huevos y leche.

 

La interacción de medicamentos, con ciertas vitaminas es frecuente que se presente en este tipo de pacientes y es necesario aumentar los requerimientos de las mismas para evitar trastornos como alteración en la respuesta inmunológica, en el metabolismo proteico por deficiencia de Vitamina B6. Se recomienda seguir una dieta que incluya arenque, lentejas, salmón, pollo, plátano, pan integral y patatas. La ingesta diaria recomendada es de 1,6 a 1,8 mg.

 

Los niveles elevados de homocisteina, (la cual es un aminoácido que produce nuestro cuerpo), están relacionados con una ingesta insuficiente de vitamina B6, B12 y Ácido fólico, lo que trae como resultado la presencia de enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular y demencia.

 

Si seguimos una dieta a base de berros, acelga, hígado, nueces, yema de huevo, espinacas, almendra, lechuga, será suficiente para obtener los 400 µɡ/día que requerimos.

 

No olvidemos que el consumo de naranjas, tomates, lechuga, fresas, pimientos, kiwi y espinacas por el alto contenido de Vitamina C, ya que una deficiencia en los adultos mayores se traducirá en una disminución del funcionamiento del sistema inmunitario, problemas en la síntesis de colágeno, absorción deficiente del hierro no Hemo. Se recomienda 100 mg al día de esta vitamina.

 

En los adultos mayores que están incapacitados para moverse, aislados o postrados en cama, la síntesis de Vitamina D puede ser deficiente, debido a la falta de exposición al sol. Se recomienda llevar una dieta que contenga pescado, leche, huevos y que reciban sol unos minutos, para evitar osteomalacia, osteoporosis y deformaciones óseas. La ingesta recomendada para ambos géneros es de 10 a 15 mcg al día.

 

La presencia de arteriosclerosis, anemia hemolítica y ciertos tipos de cáncer se han relacionado con una ingesta deficiente de Vitamina E la cual está presente en las nueces, cereales, pescado, judías, yema de huevo y el aceite de oliva. Se recomienda de 12 a 15 mg al día en los hombres y de 11 a 15 mg al día en mujeres.

 

Podemos concluir que la mejor recomendación a seguir es tener una dieta variada y equilibrada, recordando siempre las diferentes técnicas de preparación de los alimentos para asegurarnos de esta forma la ingesta de todas las vitaminas y minerales que necesitan para evitar complicaciones en la salud de los pacientes geriátricos.

 

Referencias:

 

  • Salvà A. Nutrición en el anciano. Salud Rural. 2000, XVII (7): 103-112
  • Guía de orientación nutricional para personas mayores de Carmen Cuadrado Vives y colaboradores 2003.
  • Nutricion y recomendaciones dieteticas para personas mayores. Nutr. Hosp. (2003) 18 (3) 109-137. G Arbonés y cols.
  • http://www.lawebdelcalifa.net/manualdenutricion/manualdenutricion.pdf
  • http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=14470&id_seccion=8
Sociedad Misionera Internacional
Doctor Manuel León
Sociedad Misionera Internacional