¿Quiénes se consideran candidatos para la cirugía bariátrica?

Se consideran pacientes candidatos para la cirugía bariátrica aquellos que han fracasado en varias oportunidades los planes de tratamiento médico multidisciplinario presentando un Índice de Masa corporal (IMC) entre 35 y 40 kg/m2 con comorbilidades asociadas.

Independientemente de la técnica quirúrgica utilizada, los pacientes deben recibir consejos sobre la alimentación para evitar fallos en las suturas durante los primeros días, así como también informarles sobre las posibles deficiencias nutricionales especialmente en la cirugía malabsorbtiva y mixta o sobre cualquier complicación médica que se pudiere presentar. Las dos semanas previas a la cirugía se indicará dieta líquida completa.

En la actualidad las técnicas malabsorbtivas puras han sido abandonadas debido a las complicaciones metabólicas y nutricionales (bypass yeyuno cólico y baypass yeyunoileal).

Las recomendaciones nutricionales pueden variar según el tipo de intervención:

Intervenciones restrictivas.- Es importante la disminución del volumen de la ingesta por toma, debido a que el reservorio gástrico residual suele ser de capacidad muy reducida.

Este tipo de procedimiento limita únicamente la ingesta de comida y no interfiere en el proceso digestivo normal (gastroplastias, banda gástrica ajustable, sleeve gástrico).

 Intervenciones mixtas.- Además de la limitación a la capacidad gástrica del paciente existe una limitación en la absorción de diferentes nutrientes, sobre todo de grasas y ciertas vitaminas o minerales (Bypass gástrico, bypass en Y de Roux, bypass biliopancreático). Los efectos secundarios son menores que en las cirugías puramente malabsortivas.

En el preoperatorio, el plan nutricional debe seguir las siguientes pautas:

  • Disminuir entre 600 a 1000 calorías en la alimentación que el paciente recibe, para pasar a un plan hipocalórico según sea el caso (1200 – 1600 calorías), con una distribución del 50% del valor calórico total en hidratos de carbono, 20% de proteínas y 30% en grasas.
  • Para evitar la cetosis la dieta debe contener mínimo 100 gramos de HC.
  • Las proteínas deben de ser de alto valor biológico y no deben superar los 125 g/día.
  • Para asegurar la ingesta de ácidos grasos esenciales, las grasas – mono y poliinsaturadas – deben aportar alrededor de 7- 10 g/día.
  • Si existe déficit de micronutrientes, estos deben reponerse antes de la cirugía.

 Fases de la dieta post operatoria (cirugía restrictiva)

Fase 1.- Líquidos claros en el día 1 y 2 del post operatorio (30 ml) como agua, caldos de verduras colados, infusiones, té.

Fase 2.- Dieta líquida proteica desde el día 3 hasta el día 10 del postoperatorio (60-100 ml/porción) como leche descremada enriquecida con calcio o deslactosada en caso de intolerancia, yogur bebible descremado, clara de huevo, queso blanco descremado gelatina light, caldo de vegetales, módulo proteico.

PUNTOS CLAVES.

  • No más de 20 g de proteína por porción.
  • 100 a 130 g de hidratos de carbono
  • 20 g de grasa/día.
  • Suplementación con multivitamínicos masticables o solubles.

Fase 3.- Dieta puré desde el día 10 hasta el día 30 del postoperatorio (100- 150 ml/ porción cada 3 horas) con vegetales y frutas cocidos y sin piel, huevo, leche, yogur, quesos magros, carnes blancas procesadas, probar tolerancia con harinas finas como la avena.

PUNTOS CLAVES.

  • No menos de 60 g/día de proteínas.
  • El valor calórico total de la dieta será aproximadamente 800- 1000 kcal.

 Fase 4.-Dieta blanda desde el día 30 hasta el día 45 del postoperatorio (150 a 20 ml cada 3 horas). Incluir verduras cocinadas, frutas cocinadas sin piel y semillas, leche y yogur descremado, queso blando descremado, carne blanca y roja picada, fideos.

PUNTOS CLAVES.

  • No menos de 80 g/ día de proteínas.
  • El valor calórico total de la dieta será aproximadamente 800- 1000 kcal.
  • Utilizar vajilla pequeña.
  • Masticar despacio los alimentos.

Entre las deficiencias nutricionales frecuentemente encontradas son las de vitamina B 12, hierro, calcio y vitamina D, folatos; en menor proporción se presentan deficiencias en tiamina, Riboflavina y B6.

El 50% de los pacientes intervenidos de bypass, y en especial en las mujeres fértiles presentan deficiencia de hierro. También se observa en los pacientes que han sido intervenidos con el método de derivación pancreática.

Esto se debe a que el duodeno y la parte proximal del yeyuno se dejan fuera del proceso de digestión – absorción en los pacientes con bypass gástrico.

Se ha observado que la deficiencia de vitamina B 12 ocurre entre el 26 y el 70% de los pacientes durante los 2 primeros años postcirugía mixta o malabsorbtiva, incluyendo el bypass gástrico proximal, esto como consecuencia de una deficiente secreción acida por parte del estómago proximal y por un rápido transito intestinal debido al bypass.

También se ha presentado deficiencia de calcio y vitamina D en los pacientes con bypass gástrico. Para prevenir la pérdida de masa ósea se recomienda monitorizar en forma periódica los niveles séricos de calcio, fósforo, vitamina D, parathormona y fosfatasas alcalinas. El citrato de calcio con vitamina D es la preparación ideal para este tipo de pacientes.

Referencia:

  • Halverson, J; Haddad, J; Bergheld. “Reduce bone mineral density after surgical treatment for obesity”. Int J Obes 1999; 23: 61-65.
  • Rhode, B. “Iron absorption and therapy after gastric bypass”. Obes Surg 1999; 9: 17-21.
  • Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos. Esp. Obes. 2011; Vol 10, Supl.1.
  • Consenso Argentino de Nutrición en Cirugía Bariátrica. Actualización en Nutrición, 2011.
  • Consenso SEEDO 2007 para la evaluación del sobrepeso y la obesidad y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica. Esp. Obes. 2007.

Por MSc. Julieta Lumbano Lalama.

[author-image]